Archivos de la categoría: Blog

Reparación de juntas de tuberías en Valladolid

La reparación de tuberías mantendrá cortada Daniel del Olmo en Valladolid en dirección Arca Real

La reparación de tuberías por parte de Aguas de Valladolid mantendrá cortada al tráfico la calle Daniel del Olmo, entre el cruce con Fernández Ladreda y la calle Vázquez de Menchaca, en sentido hacia Arca Real, desde este miércoles, 10 de mayo, hasta el 30 de junio.

Según han señalado fuentes de la Policía Municipal en un comunicado recogido por Europa Press, el corte de tráfico se debe a los trabajos de reparación, a cargo de Aguas de Valladolid, de las juntas de una tubería de 600 milímetros que transcurre por el subsuelo de la calle.

Estas tareas afectarán a cinco puntos de la calle Daniel del Olmo González, uno de ellos situado aun bajo el paso elevado, pero para los cuatro siguientes será necesario ocupar los dos carriles sentido hacia la calle Arca Real, lo que motivará el corte de tráfico en horario completo.

Se dejarán las vías transversales libres, por lo que se cortará el sentido de circulación desde la calle Fernández Ladreda hasta la calle Vázquez de Menchaca, por lo que los vehículos podrán salir del polígono en dirección a la avenida de Zamora por las calles transversales –Fernández Ladreda, avenida del Norte de Castilla y Vázquez de Menchaca–.

No se anulará el acceso a vados autorizados, pero los trabajos afectarán a las líneas de transporte urbano de Auvasa.

http://www.diariodevalladolid.es/noticias/valladolid/reparacion-tuberias-mantendra-cortada-daniel-olmo-valladolid-direccion-arca-real-30-junio_86153.html

 

SUMINISTRO DE AGUA CON CAMION CISTERNA

Suministro y transporte de agua en Madrid con camión cisterna

AST Grupo realiza en la actualidad suministro de agua para piscinas en toda la Comunidad de Madrid.

Disponemos de camiones hasta 25.000 Litros de capacidad con sistema de autobombas para descarga rápida.

La flota de camiones cisterna de diferentes capacidades permite ofrecer una tarifa de precios ajustada a cada cliente.

MANGA FIBRA DE VIDRIO

Manga con fibra de vidrio con resina y endurecimiento UVA

REHABILITACIÓN INTERIOR DE TUBERÍAS. Sistema UVA

A continuación les indicamos brevemente y de forma sencilla el procedimiento de instalación de manga continua para renovación de tuberías sin necesidad de apertura de zanja y sus ventajas frente a los sistemas constructivos tradicionales con apertura de zanja.

Una manga reforzada con fibra de vidrio impregnada en fábrica con resina de poliéster o viniléster se introduce en el tramo a rehabilitar a través de pozos ya existentes o, en caso de dimensiones mayores, a través de zanjas más pequeñas.

Después, la manga se cierra, se pone bajo presión y se endurece con luz ultravioleta. Tras el endurecimiento, el sistema forma un revestimiento estructural muy similar al de un tubo nuevo. 

En caso de entrada de aguas subterráneas, se requiere un sellado previo con métodos puntuales o la utilización de un forro plástico exterior denominado preliner.

MANGA UVA


Ámbito de aplicación:

  • Conductos por gravedad y presión.
  • Redes de saneamiento, abastecimiento e industrial.
  • Dimensiones de 150 mm hasta 1.500 mm.
  • Perfiles circulares, ovoides, …
  • Aplicable para tubos de cualquier material.
  • Permite la rehabilitación de codos.
  • Longitudes de instalación: Hasta 300 m (dependiendo del DN y del sistema).

Ventajas:

  • Plazo de obra corto.
  • No existen las uniones de tubos.
  • Uso flexible.
  • Escasa reducción de la sección transversal (el doble del grosor de la pared del tubo interior).
  • Posibilidad de inserción a través de los pozos existentes, dependiendo de la situación de los pozos, a partir de DN 700 se requiere la reducción del cono y, a partir de DN 900 cata de obra.
  • Se pueden atravesar los pozos.
  • Se permiten conexiones de acometida desde el interior.
  • No se realiza una adherencia con la pared interior del tubo; queda un pequeño espacio anular, las acometidas y los pozos deben integrarse de forma adicional.
  • En cuanto a las propiedades hidráulicas, el manga es muy liso, resistente a las aguas residuales agresivas y frente a la carga mecánica.

renovacion de tuberias sin zanja

La renovación de las redes no es la única línea de trabajo para la mejora del rendimiento

Aguas de Barcelona, se ha apostado para la decisión de la renovación de las tuberías, por criterios de desarrollo sostenible.

“La renovación de las redes no es la única línea de trabajo para la mejora del rendimiento”

Enric Castellví, director de Planificación en Aguas de Barcelona, nos habla sobre la gestión de activos y su relación con el rendimiento hidráulico de las redes de abastecimiento de agua.

En esta entrevista nos explica que la renovación de las redes de abastecimiento no es la única línea de trabajo para la mejor del rendimiento, ya que a lo largo de la vida de las tuberías se pueden realizar muchas actuaciones que ayudan a mejorar la eficiencia de la red y, de paso, aumentar la vida útil de las tuberías.

Pregunta: En la prensa es habitual encontrar titulares que indican esta relación directa entre los bajos rendimientos de la red de distribución con las pérdidas de agua en las tuberías. ¿Cuál es tu opinión al respecto?

Respuesta: Por supuesto que las fugas de agua en las tuberías afectan al valor del rendimiento de la red, aunque la pregunta importante es: ¿En qué medida contribuye el agua perdida en las tuberías al rendimiento? Para poder responder a esta última cuestión, antes debemos conocer los componentes del agua no registrada.

En el siguiente esquema se distinguen las partes que componen el agua no registrada. Relacionando estos componentes obtenemos los valores de rendimiento y de agua no registrada:

Rendimiento técnico= Agua Registrada / Agua Distribuida
Agua No Registrada= Agua distribuida – Agua Registrada

Así pues, el agua no registra es la diferencia entre el agua entrada en el sistema de abastecimiento y el agua registrada por los contadores de consumo de los usuarios del servicio. Permitidme no volver a utilizar el concepto rendimiento como indicador para evaluar la eficiencia de la red, ya que al incrementarse el consumo y por ende, el agua suministrada en la misma proporción, sin hacer ninguna actuación de mejora, aumenta el cociente (rendimiento).

Es importante hacer notar que el valor del agua no registrada es la suma de una parte de agua realmente perdida por los elementos de la red de distribución, uno de ellos las tuberías, y de la parte de pérdidas aparentes que son básicamente debidas a utilizaciones fraudulentas del agua e imprecisiones en los equipos de medición de los volúmenes de entrada al sistema y sobre todo de salida a los usuarios.

Centrándonos otra vez en el caso de las tuberías, en el siguiente esquema se pueden distinguir las diferentes formes de fugas de agua que puede tener. El volumen pérdidas reales debido a estas tipologías de fugas en tuberías es el producto del número de ellas por el caudal de fuga de cada una y por el tiempo en que estén activas. Una vez dispongamos de estos valores podremos definir la contribución de las fugas en tuberías en el valor de agua no registrada en la red disribución.

P.- Otra de las afirmaciones que se escucha habitualmente es la siguiente, cuando los valores de rendimiento de una red son muy bajos, la solución es la substitución de las tuberías, porque tienen mucha antigüedad y eso significa que están en mal estado. ¿Cuál es tu opinión sobre esta afirmación?

R.- Si nos imaginamos el ciclo de vida de un activo, en nuestro caso las tuberías que componen el sistema de abastecimiento  podemos ver que en cada una de las etapas del ciclo de vida se pueden realizar actuaciones que tengan una repercusión positiva en el agua no registrada y que además mejoran la vida de las tuberías, no solo en la fase de renovación. Así pues empezando en la etapa de Planificación, la interpretación clara de las necesidades, actuales y futuras, que una zona urbana requerirá para el suministro de agua, permite disponer de criterios válidos, tanto para el diseño de la nueva red como también para la explotación del sistema que permita minimizar los efectos sobre las redes. En esta etapa al tener en cuenta nuevos desarrollos urbanísticos y la planificación de los otras servicios públicos, no solo redes enterradas, como las de gas, electricidad, alcantarillado o telecomunicaciones, si no también, vías de transporte, sobre todo el pesado, o zonas de equipamientos, donde es posible que haya clientes sensibles a la continuidad del agua, etc. nos ayudará a reducir las pérdidas fiscas causadas por la interacción de nuestra red con las otras infraestructuras de servicios púbicos.

Es importante hacer notar que el valor del agua no registrada es la suma de una parte de agua realmente perdida por los elementos de la red de distribución.

En la etapa de diseño y proyecto, teniendo en cuenta que no existe una normativa legal de obligatorio cumplimiento que especifique como ha de ser una red de abastecimiento de agua potable y que características han de cumplir sus componentes.

Por lo que si no se dispone de Pliegos de construcción de la propia compañía (todas las grandes empresas disponen del suyo particular) hay que utilizar el resto de normativa técnica relacionada con las redes de abastecimiento, entre ellas destaca la UNE-EN 805 Abastecimiento de agua.  Especificaciones para redes exteriores a los edificios y sus componentes.

Hay también muchos manuales, guías, recomendaciones sobre la selección y utilización de tuberías, válvulas, etc. redactados asociaciones de fabricantes, asociaciones de empresas de abastecimiento (AEAS), organismos oficiales (CEDEX) etc., que es interesante y conveniente de consultar para evitar problemas de ineficacias de las redes en el futuro.

Es sobre todo importante que en el proyecto se analice con el máximo detenimiento la selección del material, especialmente en situaciones no habituales.

La decisión equivocada del PN y/o DN, de la protección externa/interna, de la rigidez estructural y de la resistencia química a los productos de desinfección, harán que las perdidas reales aumenten y que disminuya la vida útil de la tubería.

En esta fase, también hay que tener muy en cuenta los siguientes aspectos:

-Condiciones urbanísticas y de ordenación del territorio:Diferenciación clara entre zonas industriales, comerciales y residenciales, la necesidad de redes de riego o protección contra incendios, etc.

-La topografía del territorio. Puede condicionar las presiones de la red, el número de piezas a utilizar, bombeos, depósitos etc.

-Condiciones de la zona. Existencia de corrientes vagabundas, tráfico rodado intenso, tipo de vía, imposibilidad de abrir zanja, gran ocupación subsuelo, riesgo sísmico, nivel freático alto, etc., pueden condicionar el tipo de técnica de instalación, los recubrimientos o protecciones de las tuberías.

-Zonas a evitar en el diseño. Zona Privada: Establecer servidumbre de paso, etc. Zona ajardinada con arbolado: Establecer protección adecuada. Zona con pavimentos especiales de difícil reposición: Estoc pavimentos Mobiliario urbano: Fuera de la vertical del elemento de mobiliario. Separación mínima y que permita el acceso, la maniobrabilidad y el mantenimiento de los elementos de maniobra y control También es muy importante que una vez decidido el material de la tubería hay que asegurar la calidad del suministro, mediante especificaciones técnicas internas (fichas de materiales) y catálogo de marcas y modelos aceptados.

Además hay que exigir contractualmente a los proveedores el cumplimiento del RD 140/2003, para materiales en contacto con el agua (acreditación de cumplir con el sistema de aprobación nacional NAS) y el marcaje CE Para evitar defectos de diseño, de la materia prima o de fabricación hay que tener un control sobre los proveedores. Estos deben cumplir con las certificaciones ISO 9000, 14000 etc., aunque también es conveniente la realización aleatoria de pruebas de calidad.

Otro elemento importante a tener en cuenta es la incorrecta manipulación durante el transporte y almacenamiento en obra, de estos materiales, se debe disponer de especificaciones para tener un mayor control sobre este proceso de transporte y almacenamiento Hay que recordar que los accesorios como válvulas, ventosas, prensaestopas, etc., han de tener las mismas exigencias de control que la propia tubería.

En la fase de construcción es imprescindible contar con unos equipos de montaje bien formados y preparados para actuar en cualquier tipo de situaciones que se pueden dar en el trabajo en zanjas. Disponer de sistemas de detección de fugas semivisbles con la máxima precisión disminuirá el tiempo de localización y con ello la duración de la fuga En zonas poco pobladas, sin servicios, el montaje es muy cómodo seguro y rápido, pero en zonas pobladas, con servicios, (que es lo más habitual) el montaje es incómodo, lento, difícil y con incremento medidas seguridad para el trabajo de los operarios. Una baja calidad de ejecución que se traduce en un incremento inmediato de las pérdidas reales en las tuberías.

Ejemplos de mala ejecución pueden ser: defectos de soldadura de Polietileno (en presencia de agua/barro, no respetar el tiempo, temperatura y presión recomendadas, incorrecta preparación del material antes de soldarlo, etc.);  no considerar los efectos de la contracción-dilatación de las tuberías plásticas;  instalar mal los accesorios mecánicos (mal apretado, excesiva desalineación, no utilización de casquillos de refuerzo, etc.);  la incorrecta compactación de las tierras de relleno ; la deficiente elección de los apoyos y anclajes para el régimen de presiones de la operación y el tipo de terreno, etc.,

También es muy importante saber actuar en cruces de puntos singulares: viales, ríos, vías de ferrocarril, ríos, etc., y en zanjas por debajo del nivel freático, donde los materiales a utilizar y las protecciones deben ser los adecuados para esas situaciones extraordinarias.

En la etapa de puesta en servicio, debe priorizarse, por parte de las empresas de servicios que gestionaran posteriormente las instalaciones, el control de las pruebas de puesta en carga para detectar posibles deficiencias de los trabajos de montaje. Es básico disponer de los croquis o ¿as-builts¿ de los montajes con la mayor precisión geográfica y con toda la información relevante sobre las circunstancias especiales que acaecieron durante la fase de instalación.

Toda esta información tiene que estar plasmada con la mayor exactitud en el sistema de información de la empresa de servicio. La explotación de la red viene determinada por las condiciones reglamentarias del servicio de abastecimiento, que se concreta en la presión y los caudales de suministro a los usuarios, la garantía sanitaria del agua para el consumo y los límites de responsabilidad de la empresa de servicio sobre los elementos que configuran el servicio de abastecimiento a la población. Dentro de este margen marcado por el Reglamento del servicio, desde la explotación del sistema de abastecimiento se pueden realizar actuaciones que reducen el nivel de agua no registrada, como son , la reducciones de la presión en la red de distribución; la división de la red en zonas independientes con el fin de poder medir los caudales suministrado y registrado de forma autónoma  (sectorización) ; el control en continuo de la calidad del agua, que permite ajustar las dosificaciones de desinfectante y la instalación de telelectura en  los contadores de los usuarios para disponer de datos en continuo para detectar anomalías en el funcionamiento de la red. Pero también es necesario que se tenga mucho cuidado con las operaciones realizadas sobre válvulas que dan lugar a excesivas presiones o llenado de tuberías demasiado rápido, creando sobrepresiones (golpes de ariete) , que pueden dañar la estructura de las tuberías. En la etapa de mantenimiento y centrándonos en la parte correctiva, es decir la reparación de las fugas hay que tener en cuenta que una vez detectada la avería, si es visible, ya sea a través de la información del sistema de explotación (incrementos de caudales instantáneos que se corresponden con bajadas de presión) o a través de comunicaciones externas, la acción más importante es reducir al máximo el periodo de respuesta, para ello el disponer de los equipos de trabajo adecuados y de los elementos de aislamiento (válvulas) en perfecto estado de funcionamiento nos permitirá actuar con la máxima rapidez y de esta forma disminuir las pérdidas de agua.  La explotación de la red viene determinada por las condiciones reglamentarias del servicio de abastecimiento, que se concreta en la presión y los caudales de suministro a los usuarios Disponer de sistemas de detección de fugas semivisbles con la máxima precisión disminuirá el tiempo de localización y con ello la duración de la fuga. La utilización de equipos de personas expertas en la resolución de averías, el disponer de criterios ajustados para cada tipología de roturas de las tuberías y la utilización adecuada de los accesorios de reparación, nos permitirá mantener un nivel de funcionamiento de la red similar al que había antes de la rotura. El tamaño de las piezas de reparación deberá ser el correcto y tendrán un recubrimiento tanto exterior como interior que las protejan de la corrosión, además, los elastómeros de estanqueidad serán de una dureza adecuada y cumplirán con la norma UNE EN-861.

Si la reparación no se realiza correctamente se pueden generar nuevas fugas invisibles que empiezan a desarrollarse en el periodo oculto. Como podéis ver antes de decidir la sustitución de una tubería podemos actuar en muchos otros aspectos para mejorar el agua no registrada.

P.- Una vez evaluada que una de las soluciones para la mejora del agua no registrada es la sustitución de las tuberías, ¿Cómo sé que tramos de tuberías, de entre todos los que forman parte de la red de distribución, son los que debo sustituir?

R.- En el siguiente gráfico se puede observar la curva de degradación de una tubería. Inicialmente aparecen muchas averías relacionadas con la instalación /construcción de la tubería pasando después un largo periodo de pocas averías (dependiendo del tipo de explotación al que esté sometida), y al final van incrementándose otra vez el número de averías hasta que la situación se hace insostenible y se realiza la renovación/rehabilitación de la tubería.

No existe un valor concreto para determinar el volumen de renovación de las tuberías de una red de abastecimiento, aunque valores próximos a un volumen de renovación de un 1% anual de la longitud de la red, se pueden considerar adecuados.

Este valor nos lleva a que las tuberías se renovarían cada 100 años, lo que comporta una edad media de la red de 50 años.

En el mundo hay ciudades con valores de antigüedad de tuberías de más de 60 años, lo que significa que algunas tuberías superan los 100 años, con valores de agua no registrada muy bajos, y en cambio en otras ciudades con antigüedades medias mucho más bajas los indicadores de agua no registrada son muy elevados.

Una vez enmarcado el volumen de renovación de la red, es decir la cantidad de dinero a invertir, hay que decidir que tuberías son las prioritarias para su renovación/rehabilitación.

En el caso concreto de Aguas de Barcelona, se ha apostado para la decisión de la renovación de las tuberías, por criterios de desarrollo sostenible.

Existen modelos matemáticos que tienen en cuenta aspectos como: el riesgo asociado a una avería o a una pérdida de capacidad (Riesgo= Probabilidad x Consecuencias); los costes asociados a la avería (cierre de la red, reparación, agua perdida, daños a terceros, imagen, limpieza y desinfección, etc.); los costes de la renovación (instalación, valor no amortizado, etc.) y los gastos financieros.

La estimación del número de averías en el futuro se obtiene a partir de otros modelos que tienen en cuenta el material de la tubería, el entorno, la presión de servicio, la calidad del agua suministrada, etc. Existen sencillos modelos que comparan la opción de renovar una tubería determinada versus la opción de repararla y otros más complejos que muestran gráficamente la rentabilidad de todos y cada uno de los tramos de la red.

De esta forma además de tener en cuenta todos los aspectos técnico- económico y ambientales utilizados por otros modelos matemáticos comentados, se tiene en cuenta el aspecto social, enfocado, por un lado al ámbito de las personas y por otro a la ciudad.

Respecto a la parte de personas se valoran todos los inconvenientes de las afectaciones a los usuarios tanto por el hecho de quedarse sin agua mientras dura la avería, como por las posibles afectaciones en la calidad del agua suministrada o las posibles obstrucciones que afectarían a la presión de servicio.

Se valoran con más importancia los inconvenientes a los clientes sensibles, básicamente hospitales. Respecto a la afectación a la ciudad los impactos considerados son por un lado los que se derivan de la afectación a la movilidad ya sea de vehículos o de personas a causa de las averías, por otro lado la afectación a otras infraestructuras de servicios públicos y en un tercer lugar la oportunidad de coordinación con los planes de actuación municipal.

Para la asignación definitiva de los pesos de cada uno de los aspectos que se han tenido en cuenta en este modelo de renovación con criterios de desarrollo sostenible, intervendrán todos los grupos de relación de la empresa.

La renovación de las redes no es la única línea de trabajo para la mejora del rendimiento

La renovación de las redes no es la única línea de trabajo para la mejora del rendimiento

  • " renovación redes no es única línea trabajo mejora rendimiento"

Enric Castellví, director de Planificación en Aguas de Barcelona, nos habla sobre la gestión de activos y su relación con el rendimiento hidráulico de las redes de abastecimiento de agua.

En esta entrevista nos explica que la renovación de las redes no es la única línea de trabajo para la mejor del rendimiento, ya que a lo largo de la vida de las tuberías se pueden realizar muchas actuaciones que ayudan a mejorar la eficiencia de la red y, de paso, aumentar la vida útil de las tuberías.

Pregunta: En la prensa es habitual encontrar titulares que indican esta relación directa entre los bajos rendimientos de la red de distribución con las pérdidas de agua en las tuberías. ¿Cuál es tu opinión al respecto?

Respuesta: Por supuesto que las fugas de agua en las tuberías afectan al valor del rendimiento de la red, aunque la pregunta importante es: ¿En qué medida contribuye el agua perdida en las tuberías al rendimiento?

Para poder responder a esta última cuestión, antes debemos conocer los componentes del agua no registrada.

En el siguiente esquema se distinguen las partes que componen el agua no registrada.

Relacionando estos componentes obtenemos los valores de rendimiento y de agua no registrada:

Rendimiento técnico= Agua Registrada / Agua Distribuida

Agua No Registrada= Agua distribuida – Agua Registrada

Así pues, el agua no registra es la diferencia entre el agua entrada en el sistema de abastecimiento y el agua registrada por los contadores de consumo de los usuarios del servicio.

Permitidme no volver a utilizar el concepto rendimiento como indicador para evaluar la eficiencia de la red, ya que al incrementarse el consumo y por ende, el agua suministrada en la misma proporción, sin hacer ninguna actuación de mejora, aumenta el cociente (rendimiento).

Es importante hacer notar que el valor del agua no registrada es la suma de una parte de agua realmente perdida por los elementos de la red de distribución, uno de ellos las tuberías, y de la parte de pérdidas aparentes que son básicamente debidas a utilizaciones fraudulentas del agua e imprecisiones en los equipos de medición de los volúmenes de entrada al sistema y sobre todo de salida a los usuarios.

Centrándonos otra vez en el caso de las tuberías, en el siguiente esquema se pueden distinguir las diferentes formes de fugas de agua que puede tener.

El volumen pérdidas reales debido a estas tipologías de fugas en tuberías es el producto del número de ellas por el caudal de fuga de cada una y por el tiempo en que estén activas.

Una vez dispongamos de estos valores podremos definir la contribución de las fugas en tuberías en el valor de agua no registrada en la red disribución.

P.- Otra de las afirmaciones que se escucha habitualmente es la siguiente, cuando los valores de rendimiento de una red son muy bajos, la solución es la substitución de las tuberías, porque tienen mucha antigüedad y eso significa que están en mal estado. ¿Cuál es tu opinión sobre esta afirmación?

R.- Si nos imaginamos el ciclo de vida de un activo, en nuestro caso las tuberías que componen el sistema de abastecimiento  podemos ver que en cada una de las etapas del ciclo de vida se pueden realizar actuaciones que tengan una repercusión positiva en el agua no registrada y que además mejoran la vida de las tuberías, no solo en la fase de renovación.

Así pues empezando en la etapa de Planificación, la interpretación clara de las necesidades, actuales y futuras, que una zona urbana requerirá para el suministro de agua, permite disponer de criterios válidos, tanto para el diseño de la nueva red como también para la explotación del sistema que permita minimizar los efectos sobre las redes.

En esta etapa al tener en cuenta nuevos desarrollos urbanísticos y la planificación de los otras servicios públicos, no solo redes enterradas, como las de gas, electricidad, alcantarillado o telecomunicaciones, si no también, vías de transporte, sobre todo el pesado, o zonas de equipamientos, donde es posible que haya clientes sensibles a la continuidad del agua, etc. nos ayudará a reducir las pérdidas fiscas causadas por la interacción de nuestra red con las otras infraestructuras de servicios púbicos

Es importante hacer notar que el valor del agua no registrada es la suma de una parte de agua realmente perdida por los elementos de la red de distribución

En la etapa de diseño y proyecto, teniendo en cuenta que no existe una normativa legal de obligatorio cumplimiento que especifique como ha de ser una red de abastecimiento de agua potable y que características han de cumplir sus componentes. Por lo que si no se dispone de Pliegos de construcción de la propia compañía (todas las grandes empresas disponen del suyo particular) hay que utilizar el resto de normativa técnica relacionada con las redes de abastecimiento, entre ellas destaca la UNE-EN 805 Abastecimiento de agua.  Especificaciones para redes exteriores a los edificios y sus componentes.

Hay también muchos manuales, guías, recomendaciones sobre la selección y utilización de tuberías, válvulas, etc. redactados asociaciones de fabricantes, asociaciones de empresas de abastecimiento (AEAS), organismos oficiales (CEDEX) etc., que es interesante y conveniente de consultar para evitar problemas de ineficacias de las redes en el futuro.

Es sobre todo importante que en el proyecto se analice con el máximo detenimiento la selección del material, especialmente en situaciones no habituales. La decisión equivocada del PN y/o DN, de la protección externa/interna, de la rigidez estructural y de la resistencia química a los productos de desinfección, harán que las perdidas reales aumenten y que disminuya la vida útil de la tubería.

En esta fase, también hay que tener muy en cuenta los siguientes aspectos:

  • Condiciones urbanísticas y de ordenación del territorio: Diferenciación clara entre zonas industriales, comerciales y residenciales, la necesidad de redes de riego o protección contra incendios, etc.
  • La topografía del territorio. Puede condicionar las presiones de la red, el número de piezas a utilizar, bombeos, depósitos etc.
  • Condiciones de la zona. Existencia de corrientes vagabundas, tráfico rodado intenso, tipo de vía, imposibilidad de abrir zanja, gran ocupación subsuelo, riesgo sísmico, nivel freático alto, etc., pueden condicionar el tipo de técnica de instalación, los recubrimientos o protecciones de las tuberías.
    • Zonas a evitar en el diseño.
    • Zona Privada: Establecer servidumbre de paso, etc.
    • Zona ajardinada con arbolado: Establecer protección adecuada.
    • Zona con pavimentos especiales de difícil reposición: Estoc pavimentos
    • Mobiliario urbano: Fuera de la vertical del elemento de mobiliario. Separación mínima y que permita el acceso, la maniobrabilidad y el mantenimiento de los elementos de maniobra y control

También es muy importante que una vez decidido el material de la tubería hay que asegurar la calidad del suministro, mediante especificaciones técnicas internas (fichas de materiales) y catálogo de marcas y modelos aceptados.

Además hay que exigir contractualmente a los proveedores el cumplimiento del RD 140/2003, para materiales en contacto con el agua (acreditación de cumplir con el sistema de aprobación nacional NAS) y el marcaje CE

Para evitar defectos de diseño, de la materia prima o de fabricación hay que tener un control sobre los proveedores. Estos deben cumplir con las certificaciones ISO 9000, 14000 etc., aunque también es conveniente la realización aleatoria de pruebas de calidad.

Otro elemento importante a tener en cuenta es la incorrecta manipulación durante el transporte y almacenamiento en obra, de estos materiales, se debe disponer de especificaciones para tener un mayor control sobre este proceso de transporte y almacenamiento

Hay que recordar que los accesorios como válvulas, ventosas, prensaestopas, etc., han de tener las mismas exigencias de control que la propia tubería.

En la fase de construcción es imprescindible contar con unos equipos de montaje bien formados y preparados para actuar en cualquier tipo de situaciones que se pueden dar en el trabajo en zanjas.

Disponer de sistemas de detección de fugas semivisbles con la máxima precisión disminuirá el tiempo de localización y con ello la duración de la fuga

En zonas poco pobladas, sin servicios, el montaje es muy cómodo seguro y rápido, pero en zonas pobladas, con servicios, (que es lo más habitual) el montaje es incómodo, lento, difícil y con incremento medidas seguridad para el trabajo de los operarios.

Una baja calidad de ejecución que se traduce en un incremento inmediato de las pérdidas reales en las tuberías.

Ejemplos de mala ejecución pueden ser: defectos de soldadura de Polietileno (en presencia de agua/barro, no respetar el tiempo, temperatura y presión recomendadas, incorrecta preparación del material antes de soldarlo, etc.);  no considerar los efectos de la contracción-dilatación de las tuberías plásticas;  instalar mal los accesorios mecánicos (mal apretado, excesiva desalineación, no utilización de casquillos de refuerzo, etc.);  la incorrecta compactación de las tierras de relleno ; la deficiente elección de los apoyos y anclajes para el régimen de presiones de la operación y el tipo de terreno, etc.,

También es muy importante saber actuar en cruces de puntos singulares: viales, ríos, vías de ferrocarril, ríos, etc., y en zanjas por debajo del nivel freático, donde los materiales a utilizar y las protecciones deben ser los adecuados para esas situaciones extraordinarias.

En la etapa de puesta en servicio, debe priorizarse, por parte de las empresas de servicios que gestionaran posteriormente las instalaciones, el control de las pruebas de puesta en carga para detectar posibles deficiencias de los trabajos de montaje.

Es básico disponer de los croquis o ¿as-builts¿ de los montajes con la mayor precisión geográfica y con toda la información relevante sobre las circunstancias especiales que acaecieron durante la fase de instalación.

Toda esta información tiene que estar plasmada con la mayor exactitud en el sistema de información de la empresa de servicio.

La explotación de la red viene determinada por las condiciones reglamentarias del servicio de abastecimiento, que se concreta en la presión y los caudales de suministro a los usuarios, la garantía sanitaria del agua para el consumo y los límites de responsabilidad de la empresa de servicio sobre los elementos que configuran el servicio de abastecimiento a la población.

Dentro de este margen marcado por el Reglamento del servicio, desde la explotación del sistema de abastecimiento se pueden realizar actuaciones que reducen el nivel de agua no registrada, como son , la reducciones de la presión en la red de distribución; la división de la red en zonas independientes con el fin de poder medir los caudales suministrado y registrado de forma autónoma  (sectorización) ; el control en continuo de la calidad del agua, que permite ajustar las dosificaciones de desinfectante y la instalación de telelectura en  los contadores de los usuarios para disponer de datos en continuo para detectar anomalías en el funcionamiento de la red.

Pero también es necesario que se tenga mucho cuidado con las operaciones realizadas sobre válvulas que dan lugar a excesivas presiones o llenado de tuberías demasiado rápido, creando sobrepresiones (golpes de ariete) , que pueden dañar la estructura de las tuberías.

En la etapa de mantenimiento y centrándonos en la parte correctiva, es decir la reparación de las fugas hay que tener en cuenta que una vez detectada la avería, si es visible, ya sea a través de la información del sistema de explotación (incrementos de caudales instantáneos que se corresponden con bajadas de presión) o a través de comunicaciones externas, la acción más importante es reducir al máximo el periodo de respuesta, para ello el disponer de los equipos de trabajo adecuados y de los elementos de aislamiento (válvulas) en perfecto estado de funcionamiento nos permitirá actuar con la máxima rapidez y de esta forma disminuir las pérdidas de agua.

La explotación de la red viene determinada por las condiciones reglamentarias del servicio de abastecimiento, que se concreta en la presión y los caudales de suministro a los usuarios

Disponer de sistemas de detección de fugas semivisbles con la máxima precisión disminuirá el tiempo de localización y con ello la duración de la fuga.

La utilización de equipos de personas expertas en la resolución de averías, el disponer de criterios ajustados para cada tipología de roturas de las tuberías y la utilización adecuada de los accesorios de reparación, nos permitirá mantener un nivel de funcionamiento de la red similar al que había antes de la rotura.

El tamaño de las piezas de reparación deberá ser el correcto y tendrán un recubrimiento tanto exterior como interior que las protejan de la corrosión, además, los elastómeros de estanqueidad serán de una dureza adecuada y cumplirán con la norma UNE EN-861.

Si la reparación no se realiza correctamente se pueden generar nuevas fugas invisibles que empiezan a desarrollarse en el periodo oculto.

Como podéis ver antes de decidir la sustitución de una tubería podemos actuar en muchos otros aspectos para mejorar el agua no registrada.

P.- Una vez evaluada que una de las soluciones para la mejora del agua no registrada es la sustitución de las tuberías, ¿Cómo sé que tramos de tuberías, de entre todos los que forman parte de la red de distribución, son los que debo sustituir?

R.- En el siguiente gráfico se puede observar la curva de degradación de una tubería. Inicialmente aparecen muchas averías relacionadas con la instalación /construcción de la tubería pasando después un largo periodo de pocas averías (dependiendo del tipo de explotación al que esté sometida), y al final van incrementándose otra vez el número de averías hasta que la situación se hace insostenible y se realiza la renovación/rehabilitación de la tubería.

No existe un valor concreto para determinar el volumen de renovación de las tuberías de una red de abastecimiento, aunque valores próximos a un volumen de renovación de un 1% anual de la longitud de la red, se pueden considerar adecuados. Este valor nos lleva a que las tuberías se renovarían cada 100 años, lo que comporta una edad media de la red de 50 años.

En el mundo hay ciudades con valores de antigüedad de tuberías de más de 60 años, lo que significa que algunas tuberías superan los 100 años, con valores de agua no registrada muy bajos, y en cambio en otras ciudades con antigüedades medias mucho más bajas los indicadores de agua no registrada son muy elevados.

Una vez enmarcado el volumen de renovación de la red, es decir la cantidad de dinero a invertir, hay que decidir que tuberías son las prioritarias para su renovación/rehabilitación.

En el caso concreto de Aguas de Barcelona, se ha apostado para la decisión de la renovación de las tuberías, por criterios de desarrollo sostenible

Existen modelos matemáticos que tienen en cuenta aspectos como: el riesgo asociado a una avería o a una pérdida de capacidad (Riesgo= Probabilidad x Consecuencias); los costes asociados a la avería (cierre de la red, reparación, agua perdida, daños a terceros, imagen, limpieza y desinfección, etc.); los costes de la renovación (instalación, valor no amortizado, etc.) y los gastos financieros.

La estimación del número de averías en el futuro se obtiene a partir de otros modelos que tienen en cuenta el material de la tubería, el entorno, la presión de servicio, la calidad del agua suministrada, etc.

Existen sencillos modelos que comparan la opción de renovar una tubería determinada versus la opción de repararla y otros más complejos que muestran gráficamente la rentabilidad de todos y cada uno de los tramos de la red.

En el caso concreto de Aguas de Barcelona, se ha apostado para la decisión de la renovación de las tuberías, por criterios de desarrollo sostenible.

De esta forma además de tener en cuenta todos los aspectos técnico- económico y ambientales utilizados por otros modelos matemáticos comentados, se tiene en cuenta el aspecto social, enfocado, por un lado al ámbito de las personas y por otro a la ciudad.

Respecto a la parte de personas se valoran todos los inconvenientes de las afectaciones a los usuarios tanto por el hecho de quedarse sin agua mientras dura la avería, como por las posibles afectaciones en la calidad del agua suministrada o las posibles obstrucciones que afectarían a la presión de servicio. Se valoran con más importancia los inconvenientes a los clientes sensibles, básicamente hospitales.

Respecto a la afectación a la ciudad los impactos considerados son por un lado los que se derivan de la afectación a la movilidad ya sea de vehículos o de personas a causa de las averías, por otro lado la afectación a otras infraestructuras de servicios públicos y en un tercer lugar la oportunidad de coordinación con los planes de actuación municipal.

Para la asignación definitiva de los pesos de cada uno de los aspectos que se han tenido en cuenta en este modelo de renovación con criterios de desarrollo sostenible, intervendrán todos los grupos de relación de la empresa.

http://www.iagua.es/noticias/espana/escuela-agua/17/03/02/renovacion-redes-no-es-unica-linea-trabajo-mejora-rendimiento

Al 60 por ciento de ejecución las obras de renovación y reurbanización de Emasesa en Torreblanca

Al 60 por ciento de ejecución las obras de RENOVACIÓN de TUBERÍAS y reurbanización de Emasesa en Torreblanca

La Empresa Metropolitana de Abastecimiento y Saneamiento de Aguas de Sevilla (Emasesa) está ejecutando obras de conservación y mejora de las redes de abastecimiento y saneamiento de aguas en la zona más antigua del barrio de Torreblanca, entre las calles Alanís, Turquesa, Pilas, Paradas, Gines y Gelves, con una inversión total de 1,4 millones de euros, que llevan aparejada la reurbanización completa de estas vías.

SEVILLA, 16 (EUROPA PRESS)

La Empresa Metropolitana de Abastecimiento y Saneamiento de Aguas de Sevilla (Emasesa) está ejecutando obras de conservación y mejora de las redes de abastecimiento y saneamiento de aguas en la zona más antigua del barrio de Torreblanca, entre las calles Alanís, Turquesa, Pilas, Paradas, Gines y Gelves, con una inversión total de 1,4 millones de euros, que llevan aparejada la reurbanización completa de estas vías.

Tal intervención, coordinada con la Gerencia de Urbanismo de Sevilla y el Distrito Este-Alcosa-Torreblanca, tendrá este año una segunda fase, mediante la reurbanización plena de la avenida Pero Mingo, una de las arterias principales para la entrada a esa zona de la ciudad.

El alcalde hispalense, Juan Espadas, ha realizado este jueves una visita a las obras, acompañado por la concejal delegada de ese distrito, Adela Castaño, técnicos de Emasesa y colectivos de Torreblanca, para supervisar su evolución y concretar las actuaciones posteriores.

“Se trata de obras muy necesarias, dado que las redes de agua prácticamente tienen la misma antigüedad que este barrio y las calles en las que se desarrollan necesitan también mejoras evidentes. Estamos en un barrio, Torreblanca, donde la inversión brilló por su ausencia durante todo el mandato anterior, y esta falta de inversión se arrastra”, ha indicado el alcalde.

MEJOR SERVICIO

Las obras que actualmente se ejecutan para la renovación de redes, que permitirán la mejora del servicio de Emasesa con un incremento de la presión y del caudal para el agua potable y un aumento de la captación de las aguas pluviales y de evacuación y la eliminación de fugas, se iniciaron a finales de noviembre pasado y se ejecutarán a lo largo de cinco meses. En la actualidad, se encuentran al 60 por ciento.

Se van a sustituir en total 816 metros de redes de abastecimiento de agua y a reponer 80 acometidas domiciliarias, mientras que la intervención en saneamiento consiste en la renovación de unos 500 metros de canalizaciones existentes, la sustitución de 25 pozos de registro, la ejecución de 28 imbornales y la reposición de 66 acometidas domiciliarias. Una vez terminados esos trabajos en las calles Alanís, Turquesa, Pilas, Paradas, Gines y Gelves, se procederá a la reurbanización de las mismas, siguiendo criterios de accesibilidad universal, es decir, con itinerarios adaptados para aquellas personas con movilidad reducida.

Cuando esta fase concluya, se actuará sobre el colector de la avenida Pero Mingo y, posteriormente, se afrontará una reurbanización de esa arteria de Torreblanca. Esta segunda fase estará coordinada y planificada con las compañías suministradoras de electricidad y de gas natural, así como con la Delegación de Seguridad, Movilidad y Fiestas Mayores del Ayuntamiento de Sevilla para establecer itinerarios alternativos de entrada y salida mientras duren las obras. Está previsto que esta intervención se inicie antes del verano.

Juan Espadas, asimismo ha destacado el “motor de inversión” que supone Emasesa para la ciudad, y ha recordado que la planificación de la empresa metropolitana de aguas para el Distrito Este-Alcosa-Torreblanca en el bienio 2016-2017 implica obras por un importe estimado en cinco millones de euros. “Sin inversiones en la ciudad y sin presupuestos no podremos avanzar”, ha concluido.

http://www.lavanguardia.com/vida/20170216/4276346801/al-60-por-ciento-de-ejecucion-las-obras-de-renovacion-y-reurbanizacion-de-emasesa-en-torreblanca.html

 

 

El Principado inicia la renovación de las redes de abastecimiento del valle de Felgueras

La Consejería de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente del Principado de Asturias iniciará la próxima semana la construcción del depósito de agua y los trabajos de renovación de las redes de abastecimiento en varias localidades del valle de Felgueras, en el concejo de Lena, Asturias.

La actuación, adjudicada en 195.504 euros, tiene un plazo de ejecución de cuatro meses y permitirá ofrecer un mejor servicio a los 245 habitantes de la zona.

rehabilitación red de abastecimiento

Últimos avances para rehabilitación de sistemas de tuberías con tecnología sin zanja

SISTEMAS DE TUBERÍAS CON TECNOLOGÍA SIN ZANJA

La satisfacción de la población está estrictamente conectada con la calidad de vida, por ello el funcionamiento eficiente de las infraestructuras es un factor clave.

Actualmente, un tercio de los sistemas de tubería que nos encontramos en la mayoría de centros urbanos tienen más de 50 años. Esto lleva a que los materiales utilizados en los mismos no sean los más apropiados para ello y con el paso del tiempo la continua abrasión y corrosión den paso a filtraciones y roturas. Hoy en día los sistemas obsoletos llegan a causar hasta un 45% de pérdidas de fluido, generando costes, molestias a la población y problemas ambientales.

A su vez, debido al incremento de población e industria se requiere aumentar los caudales de las redes de tuberías y por ello utilizar métodos de rehabilitación que aseguren la menor reducción de sección posible.

Precisamente debido al rápido crecimiento urbanístico y su antigüedad, los sistemas de tuberías se encuentran en zonas de difícil acceso o su reparación supone grandes costes económicos e incidencias en el tráfico.

La innovación es un factor clave en el desarrollo de infraestructuras, ya que el uso de nuevos materiales y métodos de instalación no solo se adapta a las nuevas necesidades sino que garantiza un mayor rendimiento del sistema.

Para cubrir la necesidad de rehabilitación sin necesidad de abrir zanja y con ello cortar el tráfico, el suministro durante largos periodos, producir contaminación acústica, invertir en nuevo pavimento… se desarrollaron en los años 70 diversos métodos de rehabilitación sin zanja.

Este tipo de rehabilitación se puede realizar en el interior de tubos de cualquier material, los más comunes son el hormigón, acero, hierro fundido y cerámica.

Materiales

Cuando se decide rehabilitar una tubería, no solo hay que decidir qué método se ajusta a nuestras necesidades sino elegir el material adecuadamente. Se perderían todos los beneficios de la aplicación si se instalase un material que no nos proporcionase durabilidad y la calidad necesaria, ya que tendríamos que volverlo a rehabilitar o reparar al cabo del tiempo y reduciríamos la sección. Por eso, se recomienda el uso de productos plásticos de alta calidad que cumplan con los requisitos de la aplicación.

Los tubos de material plástico son la solución perfecta:

  • Ligero y flexible (resistente a terremotos)
  • Buenas propiedades de abrasión
  • Dura más de 100 años (*Con agua a 20ºC)
  • Termosoldable (misma resistencia en punto de soldadura que en tubo)
  • Alta resistencia al crecimiento de grietas
  • A prueba de roedores
  • Resistente UV
  • Evita sedimentación debido a su baja rugosidad
  • Resistencia a gases corrosives

Dentro del material plástico, el más recomendado es el HDPE (Polietileno de alta densidad). Esta materia prima ha ido evolucionando con los años mejorando sus características, el PE80 ha quedado desfasado y en cambio tras el PE100 / HDPE se ha conseguido obtener un material más resistente a cargas puntuales llamado PE100RC (crack resistance).

Este nuevo material nos da la comodidad de no tener que preocuparnos por un posible daño por cargas puntuales o la formación de grietas. Sus modificaciones químicas han hecho que se pueda instalar en zona con terreno agresivo (rocas) o para métodos de instalación donde haya restos de tubería antigua (Perforación horizontal).

Otro material usado en este tipo de instalaciones es el PEX (Polietileno de estructura cruzada), tiene las propiedades de resistencia a la presión mejoradas.

Métodos de instalación

Pipe bursting

7

Es el método más agresivo, ya que un cabezal metálico, al que va enganchada la tubería que queremos introducir, irá rompiendo la antigua tubería y a la vez introduciendo la nueva. Los restos de la tubería anterior podrían arañar o agrietar la nueva tubería creando puntos débiles, por ello es fundamental usar un material preparado para esta instalación. Como ventaja, permite aumentar la sección del nuevo tubo hasta un 40%.

Tuberías recomendadas: PE100RC y PE100RC revestida de PP

Directional drilling

Se trata del mismo método que “Pipe bursting” pero sin romper la antigua tubería.

Tuberías recomendadas: PEX, PE100RC y PE100RC revestida de PP

8a

8b

Slip-lining

Este método se realiza deslizando el nuevo tubo por el interior del antiguo usando unos distanciadores. Su problema es que reduce considerablemente la sección.

Tuberías recomendadas: PE100/HDPE, PEX, PE100RC

9a

9b

Closefit – lining/Swage-lining

Es el método más novedoso, se introduce el tubo con la sección reducida de fábrica (hasta 400mm) o reducida in situ (400-2200mm) y posteriormente se sellan los extremos y con ayuda de vapor o agua vuelve a su posición original por el efecto memoria del PE.

Tuberías recomendadas: PE100/HDPE

10a

10b

Si hacemos un comparativo de coste de instalación (HDPE DE-50mm), comprobamos que en relación a la instalación con zanja abierta (open cut), se ahorra con cualquiera de ellos casi un 50%.

12

Nuevos productos

Para aquellas instalaciones en que no sea sencillo ninguno de los métodos anteriores debido al deterioro del tubo anterior, forma no redonda de la sección del tubo, mayor diámetro (>1m) o simplemente porque resulte más cómodo presentamos un nuevo método de rehabilitación.

Se trata de láminas protectoras de hormigón con pernos de anclaje coextruidos en forma de V que garantizan un anclaje óptimo al hormigón incluso con diferentes coeficientes de expansión. Dependiendo de los requisitos existen diferentes formas de pernos con diferentes resistencias mecánicas.

La lámina plástica protectora de hormigón garantiza la resistencia a la corrosión, abrasión y fugas, a su vez el hormigón le da la resistencia mecánica necesaria.

15

Estas láminas están disponibles entre 2,5 y 12mm de espesor en función de la instalación y pueden tener distintos acabados (colores, antideslizante, autolimpieza…)

Para instalarlo, se suelda la lámina en forma circular con el diámetro del tubo y se introduce de alcantarilla a alcantarilla (con los pernos hacia el exterior). Posteriormente se infla dentro del tubo (con aire o agua a presión) con los extremos sellados y se introduce entre la lámina y el tubo antiguo un mortero fluido. Se espera a que seque y ya se tiene un nuevo tubo a prueba de fugas y resistente.

Si el tubo estuviese demasiado dañado se podría introducir un preliner para evitar la salida de hormigón.

Para aquellas instalaciones con problemas por la cantidad de sedimentos, hay disponible una lámina de protección de hormigón con superficie con escamas que provoca turbulencias que eliminan los sedimentos 8 veces más rápido que una lisa.

Soldaduras

Para soldar tuberías de rehabilitación los métodos apropiados serían electrofusión o soldadura a tope, dependiendo del espacio que se tenga en obra y los diámetros.

La electrofusión nos evitaría comprar varias maquinarias para diferentes diámetros ya que el propio accesorio es la máquina de soldadura y además nos ahorra tiempo de instalación.

La soldadura a tope es cómoda para instalaciones de tuberías con las mismas dimensiones y nos ahorra accesorios para unir tubo con tubo.

Resumen de posibles productos aplicables

Tubería de HDPE/PE100

20

Tubería de PE100RC

21

Tubería Sureline®

22

Tubería PEX

23

 

http://obrasurbanas.es/ultimos-avances-para-rehabilitacion-de-sistemas-de-tuberias-con-tecnologia-sin-zanja/

Renovación de red agua potable de Benalmádena

Invierten en 2016 más de 1.850.000 euros en la renovación de las redes de agua potable de Benalmádena (Málaga)

Así, se han realizado obras de sectorización de la red de abastecimiento en las siguientes calles: Montealto (Fase I), C/ Toledo, C/ Magnolia, C/ Alhambra, C/ La Mancha, C/ Relenguillo, Pje. Del Aguila, Montealto (Fase II), y C/Las Acacias

El alcalde de benalmádena, Víctor Navas; el consejero-delegado de Emabesa, Joaquín Villazón; y el gerente de Emabesa, Pedro del Campo, han realizado esta mañana un balance de la actividad de la Empresa Municipal de Aguas de Benalmadena durante el año pasado.

“EMABESA ha invertido durante el año 2016 más de 1.850.000 € en la renovación de las redes de agua potable de Benalmádena a traves de fondos propios”, ha destacado Villazón.

Así, se han realizado obras de sectorización de la red de abastecimiento en las siguientes calles: Montealto (Fase I), C/ Toledo, C/ Magnolia, C/ Alhambra, C/ La Mancha, C/ Relenguillo, Pje. Del Aguila, Montealto (Fase II), y C/Las Acacias.

En total se han renovado 5.577 metros de red de agua potable, y un total de 265 acometidas domiciliarias, actuando, entre otras en las siguientes calles: Magnolia, Alhambra, La Mancha y Montilla en Arroyo de la Miel; Relenguillo en Benalmádena Pueblo; pje del Águila, Le Corbusier, Transversal y avda Manuel Mena Palma en Benalmádena Costa; Verdolaga, avda del Pacífico, Manzanilla, Tomillo, Pacifico, Monticulo y Carrizo en urb. Montealto; Las Acacias, Las Melias, Las Adelfas, Los Almendros, Chica, Farol y camino de la Carihuela en urb. Solymar; y Toledo en urb. Capellanía. “También se ha renovado más de 23.000 m2 de asfalto en las calles en las que se ha actuado, contribuyendo así a la mejora de la imagen del municipio”, ha apuntado Villazón..

La red renovada ha sido de PVC orientado con diámetros comprendidos entre 110 y 160 mm PN16.


close fit


“Con estos trabajos de mejora, junto a las obras de sectorizacion de la red de abastecimiento, también iniciadas en el año 2016, se pretenden renovar las redes más obsoletas del municipio y evitar las fugas y perdida de un bien tan necesario como es el agua, y así conseguir un mayor rendimiento de la red a la par que un mayor control por sectores de la gestión del abastecimiento”, ha detallado el consejero-delegado de Emabesa, que ha manifestado que la intención es seguir en 2017 renovando las redes de abastecimiento.

“Es de agradecer el esfuerzo colaborativo entre el sector público y privado para, en un periodo de dificultades económicas, esforzarnos entre todos para establecer medidas de mejora en las redes de abastecimiento”, ha destacado el alcalde de Benalmádena, Víctor Navas, que también ha puesto en valor que estos trabajos de mejora “han contribuido a la creación de empleo en el municipio”.

“Con estos trabajos evidenciamos la apuesta de futuro y por mantener la eficiencia técnica y los más altos estándares de calidad en nuestras redes, en una búsqueda constante de la excelencia en el servicio”, ha valorado el gerente de Emabesa.


compact pipe